Rápidamente, nos damos cuenta de que no se trata solo de que existan más mujeres en el sector digital; debido a esto, nos comprometimos con un abordaje de derechos(o empoderamiento) económicos de las mujeres, donde no solo consideramos fundamental que las mujeres aprovechan las oportunidades de la industria digital(empleo, crecimiento, flexibilidad laboral, salarios); sino que, ellas sean dueñas de sus propias empresas y desarrollen la tecnología que consideren fundamental para el desarrollo de sus comunidades.

Construimos una metodología particular para el desarrollo de las Hackatones Femeninas, que las convierte en un proceso de tres meses; donde trabajamos, con base en el apoyo mutuo entre mujeres, nos formamos al más alto nivel en una tecnología y en una problemática local, aprendemos a trabajar en diversidad, en equipo, con mujeres de todas las edades, formaciones y orígenes; y así, construimos un espacio horizontal donde todas estamos en las mismas condiciones, sin importar nuestro origen. De nuestros hackatones surgen las ideas de emprendimiento y los emprendimientos de mujeres en tecnología que impulsamos y acompañamos.

Nos basamos en otro de los principios que guían nuestras acciones:

Esto no es una competencia, es una convivencia

También, lanzamos los Clubes Ada en las universidades que tienen carreras de tecnología; esto, como una estrategia de sororidad entre mujeres de niveles más avanzados que reciben a las muchachas de nuevo ingreso para contrarrestar los factores que impactan su incorporación a una carrera masculinizada.